lunes, 6 de julio de 2015

MANDRAKE

Esta semana queremos destacar a Mandrake, importante banda regional. Influidos por el doom y el stoner, se han transformado en una banda clave dentro del espectro musical de nuestra región. Lee la reseña de Gonzalo Vilo sobre esta excelente banda.






Por Gonzalo Vilo





Debo reconocer que a Mandrake solo lo conocía de nombre. Hasta hace un par de días, solo había sabido de ellos gracias a que integrantes de otras bandas los nombraban, destacándolos siempre como un grupo importante y dueños de un sonido que valía la pena escuchar, pero hasta ese día ni siquiera había oído una mísera canción de ellos ni menos los había visto en vivo. No sabía nada de su música. Sin embargo, el pasado viernes, en el pub Duna de Coquimbo, tuve la oportunidad de hacerlo, sacando mis propias conclusiones. 


Ese día la verdad, no estaba como para salir. La mayoría se estaba guardando para celebrar el sábado el posible triunfo de Chile y en las calles no había gran movimiento. Al llegar al Duna, sin ir más lejos, no vimos mucha gente. De todos modos nos detuvimos. Algunos fumaban afuera y dentro ya se acomodaban los instrumentos. Miramos en la entrada el papel con las bandas que tocaban ese día y entramos. Se presentaban tres grupos y los Mandrake iban segundos. Nosotros, que íbamos a ver a un amigo que tocaba primero, nos quedamos de pie, aunque luego nos pusimos a revisar los comics y cds que estaban al lado del escenario.




Yo tenía curiosidad y sentía genuina expectación por escuchar a los Mandrake y debo decir que no me defraudaron. En seguida los primeros acordes encendieron la noche con volátiles riffs que estallaban sobre nuestros oídos y atravesaban paredes de indiferencia, que poco a poco iban cediendo, al pulso de un ritmo absorbente y lisérgico. Mandrake era un torbellino enigmático con el poder de encerrarte en su burbuja sónica y retenerte.









De inmediato algunos grupos se me vinieron a la cabeza. Escuchar a Mandrake era oír de nuevo los mejores años de Yahaira, de Kyuss, pero con un toque más oscuro, con mucha influencia de los Sabbath. Por ahí escuche que aquello era muy doom, stoner doom, le escuche a otro, pero no quise darles mucha atención. Las etiquetas muchas veces solo nublan nuestra mirada y nos alejan de lo esencial, del trabajo y la inspiración individual de cada artista.



Solo puedo decir que disfrute escuchar a Madrake y pienso que muchos de sus temas como mujer Desierto o Exilio son de un nivel excelente y logran abrir tu mente, oírlos fue una grata experiencia, los recomiendo de todas formas.





Integrantes


Batería: Alfredo Barrientos O.

Bajo: Julio Gutierrez C.

Guitarra y voz: Francisco Rivera R.


Los dejamos con una de sus presentaciones en el Pub Duna








No hay comentarios:

Publicar un comentario