sábado, 2 de abril de 2016

NO ES LO MISMO

Sebastian Guttierrez es un joven pintor y poeta serenense cuyo talento emergente se deja ver en cada una de sus obras ya sean artisticas o literarias. Hoy presentamos su poema No Es Lo Mismo









No es lo mismo confundir dolor con el dolor,
este nos avasalla como el fuego en la boca
quien se siente incomprendida,
 por no poder balbucear
la palabra muda y que aun nos atormenta
 como ninguna.
Teniendo la autoridad de señalar
donde comienza la uña
y termina la mugre.

Cada raya de la cebra
 es construida por la objetividad
de una mirada
destilada a gritos por el sol.
Ya es imposible no hacer;
el lenguaje es un cultivador de acertijos
que puede dar vida, a laberintos sin solución
que se embisten dar en guerra
a la significación.

 Caverna y fuego
se confunden entre sombras parpadeantes
las cadenas tienen forma de espejo
que ocasionalmente llora;
la paradoja esta a la orden del día.
¿Cuáles son nuestras cadenas?
¿El lenguaje, nuestro cuerpo
los miedos?
Vivimos en un encierro a cielo abierto.

Libertad y goce significan peligro,
la realidad es un fino hilo transparente
hacia otras dimensiones;
frontera inolvidable
que a través de la violencia que ejerce hacia la forma
con la que se conforma,
el cerrojo
reduciéndolo todo
a su  miserable antojo.

Mar de lamentos
que se resisten al desprendimiento;
dividido
entre el odiar y  el amar;
Por una cabeza
 que  se ahoga de certezas
acuarteladas en su raíz,
desesperadas por encontrar
algún  único matiz,
que la salve de este vacío.


No es lo mismo confundir dolor con sufrimiento,
se vacía el vaso
para evitar los colapsos.
Solo la conciencia marca la diferencia
de una jaula interior
que desborda con fervor,
en cada rincón hasta llegar al oído,
fuente que exalta a todos los demás sentidos.
Nada se puede decir, ya no sale mejor callarse.
Los sueños no dependen de muletas,
las puertas de la percepción, han de estar abiertas.
Dejemos de esconder los tesoros
que no valen oro , sino piedra
que se vuelve como la yedra
con cada respiro,
creciendo cuando dolor
se convierte al algo querido.
Necesario
cuando este nos viene a tocar a la puerta
a diario;
fundamental para que crezca la flor
y  esta nos reluzca con todo su esplendor.












No hay comentarios:

Publicar un comentario