miércoles, 29 de junio de 2016

PAULA LOPEZ DROGUETT

Fotografia de Cristóbal Traslaviña 
Este jueves Tatiana Alfaro ha querido destacar un excelente foto libro, “este cuerpo no es mio” de la fotógrafa Paula López Droguett, Una obra visual que nos invita a reflexionar acerca de las transforma 
- ciones corporales que muchas mujeres hacen hoy en día, tras el ideal ilusorio de un cuerpo “perfecto”.




Por Tatiana Alfaro




Paula López Droguett es una Artista, fotógrafa y docente radicada actualmente en la ciudad de Valparaíso. Sus inicios en la fotografía los hace de manera autodidacta, posteriormente ingresa a estudiar Licenciatura en arte en la Pontificia Universidad Católica de Valparaiso (PUCV).






En el 2015 obtiene el premio para publicar su libro “Este cuerpo no es mio” en la convocatoria de de Fotolibro de Focco15, realizado en la ciudad de Coquimbo. También su trabajo ha sido parte de varias exposiciones y publicaciones a nivel nacional e internacional. 














De sus Publicaciones de su obra destaca, en el 2015 publica el fotolibro de autor “Este Cuerpo no es Mío” y en el 2016 el fotolibro “Sete 16”. 



A continuación los dejamos con la reflexión de Paula y su obra










Mi trabajo siempre se ha guiado por algo super personal, parte desde vivencias y experiencias personales, no se puede trabajar sobre temas que no te afecten directamente, me parece poco sincero, distante. La manera es la recolección, el apropiarse de objetos, imágenes, el mirar constantemente y crear relaciones, lazos que antes estaban cortados.








Este cuerpo no es mío” es el libro de una serie mas global, en el trabajo con cuerpos femeninos cortados, mutilados, transformados, son cuerpos de mujeres que se someten a operaciones estéticas, para transformar su cuerpo en otro, para volverse correctas, o adecuadas, ese <como realmente se debiera ser> está presente constantemente en nuestra crianza, como el casi slogan de mattel “Los accesorios se venden por separado”, esa necesidad de completarse como si se viniera con un error de fábrica es la que me llama la atención.












Porque en la sensación de inferioridad es de donde aparece la dominación. Parece ser la belleza el premio de consuelo para nosotras y nada es mas poco cierto que eso. Hay una canción que sonaba mucho cuando era niña, un bolero que tiene un ritmo tortuoso. Mi niña bonita de Lucho Barrios, cada vez que suena es como un corte más.








Cancion de Lucho Barrios


Yo creo que a todos los hombres
les debe pasar lo mismo
que cuando van a ser padres
quisieran tener un niño
luego te nace una niña
sufres una decepción
y después la quieres tanto
que hasta cambias de opinión.



es mi ñina bonita
con su carita de rosa
es mi niña bonita
cada día mas preciosa
¡ay! es mi niña bonita
hecha de nardo y clavel
es mi niña bonita
es mi niña bonita
cuanto la llegue a querer

si un día se casa mi niña
vestida de blanco armiño
me acordare que soñaba
con que al nacer fuera un niño.




por eso rezo y le pido
al señor del gran poder
que al hombre que se la lleve
la sepa siempre querer.

es mi niña bonita
con su carita de rosa
es mi niña bonita
cada día mas preciosa
¡ay! es mi niña bonita
hecha de nardo y clavel
es mi niña bonita
es mi niña bonita
cuanto la llegue a querer.

¡mi niña...... bonita!











MAMI ¿DONDE ESTA EL PUNK? HOY, LO SECRETO DE MARIA LUISA BOMBAL

María Luisa Bombal Anthes fue una escritora chilena, Su obra, relativamente breve en extensión, se centra en personajes femeninos y su mundo interno con el cual escapan de la realidad. Sus obras más conocidas son las novelas La última niebla y La amortajada, y el cuento El árbol. Hoy en Mami ¿Donde esta el punk? Gina marchita ha querido destacarla con su cuento Lo Secreto








Sé muchas cosas que nadie sabe.
.......... Conozco del mar, de la tierra y del cielo infinidad de secretos pequeños y mágicos.
.......... Esta vez, sin embargo, no contaré sino del mar.
.......... Aguas abajo, más abajo de la honda y densa zona de tinieblas, el oceano vuelve a iluminarse. Una luz dorada brota de gigantescas esponjas, refulgentes y amarillas como soles.
.......... Toda clase de plantas y de seres helados viven allí sumidos en esa luz de estío glacial, eterno...
........... Actinias verdes y rojas se aprietan en anchos prados a los que se entrelazan las transparentes medusas que no rompieran aún sus amarras para emprender por los mares su destino errabundo.
........... Duros corrales blancos se enmarañan en matorrales estáticos por donde se escurren peces de un terciopelo sombrío que se abren y cierran blandamente, como flores.
.......... .Veo hipocampos. Es decir, diminutos corceles de mar, cuyas crines de algas se esparcen en lenta aureola alrededor de ellos cuando galopan silenciosos.
........... Y sé que si se llegaran a levantar ciertas caracolas grises de forma anodina puede encontrarse debajo a una sirenita llorando.
........... Y ahora recuerdo, recuerdo cuando de niños, saltando de roca en roca, refrenábamos nuestro impulso al borde imprevisto de un estrecho desfiladero. Desfiladero dentro del cual las olas al retirarse dejaran atrás un largo manto real hecho de espuma, de una espuma irisada, recalcitrante en morir y que susurraba, susurraba... algo así como un mensaje.
........... ¿Entendieron ustedes entonces el sentido de aquel mensaje?
............No lo sé.
............Por mi parte debo confesar que lo entendí.
........... Entendí que era el secreto de su noble origen que aquella clase de moribundas espumas trataban de suspirarnos al oído...
........... -Lejos, lejos y profundo -nos confiaban- existe un volcán submarino en constante erupción. Noche y día su cráter hierve incansable y soplando espesas burbujas de lava plateada hacia la superficie de las aguas...
............ Pero el principal objetivo de estas breves líneas es contarles de un extraño, ignorado suceso, acaecido igualmente allá en lo bajo.
............Es la historia de un barco pirata que siglos atrás rodara absorbido por la escalera de un remolino, y que siguiera viajando mar abajo entre ignotas corrientes y arrecifes sumergidos.
............Furiosos pulpos abrazábanse mansamente a sus mástiles, como para guiarlo, mientras las esquivas estrellas de mar anidaban palpitantes y confiadas en sus bodegas.
............Volviendo al fin de su largo desmayo, el Capitán Pirata, de un solo rugido, despertó a su gente. Ordenó levar ancla.
............Y en tanto, saliendo de su estupor, todos corrieron afanados, el Capitán en su torre, no bien paseara una segunda mirada sobre el paisaje, empezó a maldecir.
............El barco había encallado en las arenas de una playa interminable, que un tranquilo claro de luna, color verde-umbrío, bañaba por parejo.
............Sin embargo había aún peor: 
............Por doquiera revolviese el largavista alrededor del buque no encontraba mar.
............-Condenado Mar -vociferó-. Malditas mareas que maneja el mismo Diablo. Mal rayo las parta. Dejarnos tirados costa adentro... para volver a recogernos quién sabe a qué siniestra malvenida hora...
............Airado, volcó frente y televista hacia arriba, buscando cielo, estrellas y el cuartel de servicio en que velara esa luna de nefando resplandor.
...........Pero no encontró cielo, ni estrellas, ni visible cuartel.
...........Por Satanás. Si aquello arriba parecía algo ciego, sordo y mudo... Si era exactamente el reflejo invertido de aquel demoníaco, arenoso desierto en que habían encallado.
...........Y ahora, para colmo, esta última extravagancia. Inmóviles, silenciosas, las frondosas velas negras, orgullo de su barco, henchidas allá en los mástiles cuan ancho eran... y eso que no corría el menor soplo de viento.
............-A tierra. A tierra la gente -se le oye tronar por el barco entero-. Cargar puñales, salvavidas. Y a reconocer la costa.
............La plancha prestamente echada, una tripulación medio sonámbula desembarca dócilmente; su Capitán último en fila, arma de fuego en mano.
............La arena que hollaran, hundiendose casi al tobillo, era fina, sedosa, y muy fría.
............Dos bandos. Uno marcha al Este. El otro, al Oeste. Ambos en busca del Mar. Ha ordenado el Capitán. Pero...
............-Alto -vocifera deteniendo el trote desparramado de su gente-. El Chico acá de guardarrelevo. Y los otros proseguir. Adelante.
............Y El Chico, un muchachito hijo de honestos pescadores, que frenético de aventuras y fechorías se había escapado para embarcarse en "El Terrible" (que era el nombre del barco pirata, así como el nombre de su capitán ), acatando órdenes, vuelve sobre sus pasos, la frente baja y como observando y contando cada uno de ellos.
............-Vaya el lerdo... el patizambo... el tortuga -reta el Pirata una vez al muchacho frente a él; tan pequeño a pesar de sus quince años, que apenas si llega a las hebillas de oro macizo de su cinturón salpicado de sangre.
............"Niños a bordo" -piensa de pronto, acometido por un desagradable, indefinible malestar.
............-Mi Capitán -dice en aquel momento El Chico, la voz muy queda-, ¿no se ha fijado usted que en esta arena los pies no dejan huella?
............¿Ni que las velas de mi barco echan sombra? -replica éste, seco y brutal.
............Luego su cólera parece apaciguarse de a poco ante la mirada ingenua, interrogante con que El Chico se obstina en buscar la suya.
............-Vamos, hijo -masculla, apoyando su ruda mano sobre el hombro del muchacho-. El mar no ha de tardar...
............-Sí, señor -murmura el niño, como quien dice: Gracias.
............Gracias. La palabra prohibida. Antes quemarse los labios. Ley de Pirata.
............"¿Dije Gracias?" -se pregunta El Chico, sobresaltado.
........... "¡Lo llamé: hijo!" -piensa estupefacto el Capitán.
........... -Mi Capitán -habla de nuevo El Chico-, en el momento del naufragio...
............Aquí el Pirata parpadea y se endereza brusco.
............-...del accidente, quise decir, yo me hallaba en las bodegas. Cuando me recobro, ¿qué cree usted? Me las encuentro repletas de los bichos más asquerosos que he visto...
............-¿Qué clase de bichos?
............-Bueno, de estrellas de mar... pero vivas. Dan un asco. Si laten como vísceras de humano recién destripado... Y se movían de un lado para otro buscándose, amontonándose y hasta tratando de atracárseme...
............-Ja. Y tú asustado, ¿eh?
........... Yo, más rápido que anguila, me lancé a abrir puertas, escotillas y todo; y a patadas y escobazos empecé a barrerlas fuera. ¡Cómo corrían torcido escurriéndose por la arena! Sin embargo, mi Capitán, tengo que decirle algo... y es que noté... que ellas sí dejaban huellas...
............El Terrible no contesta.
............Y lado a lado ambos permanecen erguidos bajo esa mortecina verde luz que no sabe titilar, ante un silencio tan sin eco, tan completo, que de repente empiezan a oír.
............A oír y sentir dentro de ellos mismos el surgir y ascender de una marea desconocida. La marea de un sentimiento del que no atinan a encontrar el nombre. Un sentimiento cien veces más destructivo que la ira, el odio o el pavor. Un sentimiento ordenado, nocturno, roedor. Y el corazón a él entregado, paciente y resignado.
............-Tristeza -murmura al fin El Chico, sin saberlo. Palabra soplada a su oído.
............Y entonces, enérgico, tratando de sacudirse aquella pesadilla, el Capitán vuelve a aferrarse del grito y del mal humor.
............-Chico, basta. Y hablemos claro, Tú, con nosotros, aprendiste a asaltar, apuñalar, robar e incendiar... sin embargo, nunca te oí blasfemar.
............Pausa breve; luego bajando la voz, el Pirata pregunta con sencillez.
............-Chico, dime, tu has de saber... ¿En dónde crees tú que estamos?
............-Ahí donde usted piensa, mi Capitán -contesta respetuosamente el muchacho...
............-Pues a mil millones de pies bajo el mar, caray -estalla el viejo Pirata en una de esas sus famosas, estrepitosas carcajadas, que corta súbito, casi de raíz.
............Porque aquello que quiso ser carcajada resonó tremendo gemido, clamor de aflicción de alguien que, dentro de su propio pecho, estuviera usurpando su risa y su sentir; de alguien desesperado y ardiendo en deseo de algo que sabe irremisiblemente perdido.





sábado, 25 de junio de 2016

CARROÑERO DE LA PUPILA

Pablo Lacroix es un escritor y artista performance nacido en San Fernando (Región de O’Higgins), Chile. Profesor de lenguaje y comunicación especializado en literatura. Fundador del colectivo Mal de Ojo. Editor en Ajiaco ediciones. Entre sus publicaciones destaca DER GOLEM, libro de poesía, publicado por Ediciones Etcétera, Concepción. De ese libro extraemos este poema de nombre Carroñero De La Pupila




Nací del escombro del tiempo

como chamán sin nombre

lamía los minutos de mi ojo enterrado



Me visto con incienso negro

y busco temeroso lo innombrable

que sigue mis pasos con instinto fetal



Nací precario, como un niño de greda

que juega a vestirse entre la muerte

y entierra su pupila donde es mudo el barro



Se me empaña la vista



En este precipicio bestial

busco lo innombrable entre un verso de escombro



Soy pupila y carbón salado



Predico el verso tácito

cada vez que limpio lo borracho en la memoria

en esta plaga afónica que llaman desierto



Y esta mirada negra como los ojos de un perro

como esta cola de perro que guardo entre mis manos

como los colmillos de perro que entierro en mi ojo

es la baba negra que escupo en mi cuerpo



Arranco llantos con la mirada

entre el miedo que guardo en la sombra del ojo



Mi párpado seco, ensangrentado de tanto Homicidio

yace enterrado en los terrenos de mi nombre



Porque cada noche siento que tengo un hijo / y es mi rostro

que despierta en las mañanas como carroñero de pupilas

y se disculpa constantemente por tener el ojo humano

eso tan propio, que no me ha quitado la muerte









miércoles, 22 de junio de 2016

JUVENAL BARRIA

En esta oportunidad destacamos la obra Transfeminismo poder y Anomalías del creador visual Juvenal Barría.







Juvenal Barría es Artista Visual y Fotógrafo, Licenciado en Arte Oriundo de Chiloe. Sus estudios de artes los realizó en la Universidad de Playa Ancha de Valparaíso, lugar donde reside actualmente.  Ha participado en varias publicaciones y exposiciones nacionales e internacionales durante su carrera. Durante el 2009 recibió el Premio de la Crítica en la categoría Artista Emergente por la exposición Fictional bodies, realizada ese mismo año en la galería del Centro de Extensión del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes.



Ha trabajado como fotógrafo y colaborado en diferentes proyectos con artistas extranjeros en residencia en CRAC Valparaíso, además forma parte del Laboratorio de arte Espacio-g Valparaíso donde se desempeña como gestor y productor. También se ha desempeñado como Evaluador de proyectos del Fondo Nacional de Arte y Cultura 
(FONDART), en el área de Artes Visuales, Nuevos Medios y Fotografía.








Los dejamos con la reflexión de Juvenal sobre su obra Transfeminismo _poder y anomalías





Por Juvenal Barría 

El proyecto Transfeminismo _poder y anomalías, explora en las posibilidades del género como ficción política a la vez que escenario de subversión. Escenarios narrativos montados a partir de imágenes-archivo que funcionan como visualizadores de una representación de la política y el género.




Cada pieza fotográfica implica un proceso de recolección y post-producción de archivos fotográficos reales (comprados o donados), en ellos el poder se muestra en su dimensión objetual, recargada y obscena. Transfeminismo_poder y anomalías recoge el simulacro como línea narrativa, a partir de aquí construye relatos alternativos o anómalos frente a la normalización del discurso del poder, instalando un hibridación visual perturbadora y travesti.






Una fisura amenazante en medio de escenarios construidos para simbolizar un inconsciente colectivo sin posibilidad de error, heteronormado, patriarcal y hegémonico. Transfeminismo_ poder y anomalías termina proponiendo otros recorridos por la “realidad” que perturben las formas sociales, reorganizando e insertando dicho “error” a través de la ironía y la transgresión de la fotografía como documento.








Sitio web: www.flickr.com/juvenalbarria






martes, 21 de junio de 2016

QUILTRA

Quiltra es una banda de Coquimbo integrada por cuatro muchachas tremendamente jugadas que este viernes 24 de junio se presentaran en el pub Duna junto a otras bandas de la región que acompañaran a Unchain, banda de Santiago. Hoy Gina Marchita ha querido destacar su trabajo en su sección llamada Mami ¿Donde esta el Punk?



Por Gina Marchita





Este viernes 24 de junio se llevará a cabo en el pub duna un evento digno de quedar en el recuerdo. Cinco bandas de primer nivel pisarán el ya mítico escenario coquimbano y nos volarán la cabeza con su música. Neoyka, Absenta, Sequía y las muchachas de Quiltra acompañarán a Unchain, banda de Santiago que promete dar un gran espectáculo. 









Dentro de este show del día viernes, quizás uno de los proyectos musicales más frescos y recientes que se presentarán ese día, sea el de las muchachas de Quiltra, y que para mí son una de las bandas más interesantes de los últimos años en nuestra región. Hablar de esta joven agrupación es adentrarse en un sonido oscuro y potente que se interna en tu cuerpo y en tu mente tan pronto comienzas a oír los primeros acordes y riffs.












    Lo que más me gusta de Quiltra es la fuerza y la convicción con que interpretan cada uno de sus temas. Se nota una confianza y un gusto por lo que están haciendo, lo cual es indispensable al momento de querer surgir. En sus temas se nota la influencia de varias vertientes musicales, pero donde el rock más duro adquiere una gran relevancia. Es difícil la verdad encontrar una definición exacta para el estilo musical de la banda, quizás, podría decirse que es progresivo, pero aquello no logra definirlas completamente. Me quedo con lo que dijo por ahí Francisca, la baterista, ¨parches sobre parches, como la raza Quiltra¨. Ahora bien, al oírlo, debo reconocer que me fascinan los juegos de voces y las líneas de bajo de Nora, y también esa mezcla entre lo eléctrico y lo acústico de sus guitarras que dan a cada uno de sus trabajos algo diferente, una versatilidad que no todas las bandas poseen. 






     La banda se inició hace un par de años nada más. Sin embargo, la mayoría de estas muchachas ya tenían una vasta experiencia musical en anteriores proyectos y que son claves para explicar la calidad y la química que existe sobre el escenario y en cada una de sus canciones. Quizás allí, este la clave también para entender esta diversidad de sonidos que poseen sus trabajos y que es algo que defienden ya que no desean encasillarse en un estilo, lo cual, como siempre, termina coartando la creatividad y la inspiración.






Integrantes



Paula Ortiz   Voz y guitarra

Maria Belen Zepeda  Guitarra

Gabriela Espinoza    Bajo

Francisca ¨Quiltra Cocó¨   Batería


Los dejamos con La Maravillosa Maquina de Moler Almas en vivo desde el Kzi Bar






lunes, 20 de junio de 2016

MALAVIDA

La banda de esta semana es nada menos que Malavida. Estos chilenos influidos por un estilo hard rock, pertenecen a esta nueva camada de musicos locales que en el futuro dara mucho que hablar









BANDA DE HARD ROCK CHILENA, QUE NACE A PRINCIPIOS DEL AÑO 2008 FORMADA POR JOSE I. PANTOJA ( GUIT), JULIAN BARAHONA ( GUIT) Y JOTA GOMEZ (BATERIA), BASICAMENTE CON LA IDEA DE HACER BUEN ROCK, CON AIRES NUEVOS, BIEN EJECUTADO Y SOBRETODO MUCHA POTENCIA, DURANTE ESTE AÑO SE INCORPORAN A LA BANDA GONZALO DE LA CUADRA(BAJO) Y COTIÑO GOMEZ( VOZ).


DURANTE EL AÑO 2009 SE DEDICAN BASICAMENTE A LA COMPOSICION DE TEMAS PARA LUEGO EN EL 2010 SALIR FINALMENTE A LOS ESCENARIOS NACIONALES, DANDO UNA GRAN IMPRESION EN EL MEDIO POR SU CALIDAD MUSICAL Y POTENCIA EN VIVO.


A FINALES DE ESTE MISMO AÑO MALAVIDA GANA EL CONCURSO NACIONAL DE BANDAS ROCKAXIS/PROJAZZ OBTENIENDO EL PRIMER LUGAR Y ASI LOGRAN SACAR SU PRIMER DISCO HOMONIMO "MALAVIDA" GRABADO EN LOS ESTUDIOS ROCKAXIS DE LA MANO DE EUGENIO MARIN.


ESTE AÑO 2012 ENTRA EN LA BANDA EL BAJISTA HARRY PEDREROS CON LO CUAL COMIENZA UNA NUEVA ETAPA DE COMPOSICION Y DE MUCHOS CONCIERTOS JUNTO A DESTACADAS BANDAS NACIONALES COMO SILVERJACK,  


MALAVIDA SIGUE ESTE AÑO COMPONIENDO Y PROMOCIONANDO SU DISCO PARA LUGAR SACAR SU SEGUNDA PLACA PROXIMAMENTE.




Los dejamos con Sometidos






viernes, 17 de junio de 2016

TERESA

Eduardo Plaza es un joven escritor serenense. Hace poco ha sido publicado, a través de la editorial Libros de Mentira, su libro de cuentos Hienas en donde se trasluce una marginalidad que queda impregnada en cada uno de sus personajes. Hoy lo destacamos con su cuento Teresa






         Fernanda es mi mujer. Teresa es su tía, la hermana menor de su padre. Se parecen mucho. Físicamente, quiero decir. Fernanda tiene treinta y dos. Teresa treinta y seis.

Con Teresa dormimos juntos una vez, en la casa en Tongoy. La casa de Fernanda.

Fernanda ya había vuelto a Santiago y yo, cesante y alérgico a los eneros calurosos de su departamento en Antonio Varas, había decidido quedarme unos días más en la costa. Llevé conmigo cuatro horas de grabación para transcribir y la Xbox 360. Quería terminar Assassin’s Creed 4. En eso apareció ella con una pareja de amigas. Teresa. Pasaban todo el día en la playa. Llegaban a casa cerca de la medianoche, siempre en silencio. Eran como niñas tímidas pidiendo perdón por el ruido de sus pisadas.

Las amigas de Teresa eran gemelas. Rubias. Tendrían quizá veinticinco, veintiséis. Su piel, blanca y opaca, como leche descremada. Podías ver el azul pálido de sus venas sobre sus cejas y en medio de la frente. También en el dorso de sus manos. Una de ellas estaba embarazada e iba a todos lados con una faja, incluso cuando bajaba en traje de baño a la playa. Sus extremidades eran delgadas como patas de zancudos. A veces murmuraban. Yo me levantaba al mediodía, encendía la consola y jugaba

9

hasta que me daba hambre. Entonces bajaba al Negro El Cero, compraba empanadas de mariscos, recorría un rato el sector de la conchilla y volvía. Siempre las veía caminando por la orilla de la playa, dejando que el mar les pincelara los pies.

Por aquellos años Tongoy era el único lugar del mundo donde yo había elegido estar. Fernanda era periodista y escribía para una revista de viajes. La seguí por Recife, Cabo Polonio, Montañita. Por San Francisco y Phoenix. Yo quería ser escritor. Todo se presentó como una buena oportunidad para renunciar a mi trabajo de oficina, vender el auto, usar los ahorros del banco y terminar alguna vez los cincuenta cuentos olvidados en mi laptop. La seguí por el tren Transiberiano, por la cueva de Kungur y las noches blancas. Me di cuenta pronto de que no era tan sencillo. Despertaba tarde y cansado, mientras que ella lo hacía temprano y con energía. No disfrutaba estando con gente extraña. Me volví parco. Empecé a fumar. Ella lo odiaba. Mi dinero duró la mitad de lo que estimé al principio, así que pronto me convertí en un estorbo costoso. Peleábamos mucho. Éramos jóvenes. Cada vez que discutíamos yo tenía el temor de que se fuera y me dejara por ahí, perdido y miserable en algún país de catálogo cuché.

Cuando volvimos a Chile, había pasado un año y yo no había escrito ni dos párrafos decentes. Tuve que volver a suspender la idea de escribir porque había que pagar las cuentas. No fue fácil encontrar trabajo. A los pocos días, en cambio, a Fernanda le ofrecieron dictar clases en la universidad. No le pagaban mal. Yo comencé a hacer transcripciones para estudiantes, generalmente de

10

Psicología o Antropología. Me despertaba al mediodía, jugaba en la Xbox hasta las cinco o seis de la tarde y transcribía hasta las tres o cuatro de la mañana. Me gustaba trabajar de noche, mientras ella dormía o salía con amigos. Con el tiempo esa nueva vida comenzó a asentarse: las cosas habían resultado de ese modo y si bien no era lo que habíamos esperado, tampoco era un martirio. Tolerábamos nuestras miserias y cuando el clima era bueno viajábamos a su casa en Tongoy.

Teresa no era Fernanda. No tenía su pasaporte lleno de timbres. No había pequeñas y encantadoras anécdotas. Su existencia era como la visita durante aquella semana en que dormimos juntos: anónima y silenciosa.

Llegó a Tongoy pensando que no habría nadie. Cuando se dio cuenta de mi presencia, llamó a Fernanda pidiéndole disculpas, pensando que ella estaba conmigo. Se quedó solo un par de días más, le dijo Fernanda, es que necesita tranquilidad para escribir.

Todos en la familia de Fernanda creían que terminaba un libro de cuentos. No era conveniente, según ella, que supieran que me dedicaba a tareas propias de un estudiante universitario. A mí no me molestaba mentir.

Esa tarde estuve viendo películas y tomando cervezas. Encontré la forma de conectarme a Netflix usando la Xbox. En la sala había parlantes. Los llevé al cuarto y los instalé en el televisor. Era lo más cercano a un cine que habría podido conseguir. Vi El vengador anónimo. Bebí dos o tres latas. Luego vi Enemigo público. Will Smith. Más tarde Top Gun y Ronin. Solo salí de allí cuando se acabaron las cervezas y bajé al pueblo a comprar.

11

Mientras caminaba, cerca del muelle vi a tres niños molestando a un gato. Le habían pegado trozos de cinta adhesiva por todo el cuerpo. Metros de cinta, miles de vueltas sobre su lomo y la panza. El gato intentaba moverse, caminaba un paso y caía hacia los lados. Parecía borracho. Los niños lo tiraban de la cola, dándole vueltas por el piso. Reían. El animal no emitía sonido. Tal vez estaba sofocado. El más pequeño, de unos diez u once años, lo miraba y jugaba con una tijera. Desde una ventana una mujer les gritó. ¡Suelten a ese animal! Voy a llamar a tu papá. Deja esa tijera. Los niños lo tomaron y se fueron hacia los botes. Me acordé del puerto cuando niños, en Coquimbo, quemando muñecos en año nuevo y huyendo de los papás. Desinflando neumáticos. Robando las insignias de los autos. Muchos de mis amigos de esos años terminaron en Tongoy, con sus hijos presos del Liceo Marítimo que, en vez de educarlos, los convirtió en rehenes sumisos de la industria del ostión. Con el tiempo dejamos de vernos. Y con el tiempo, además, el pueblo empezó a perder sus colores y a secarse. El Niño cambió la temperatura del mar y los hombres tuvieron que subir a sus botes y salir en busca de la jibia y el jurelillo. El ostión, que prometió sacarlos de la pobreza, que pintó sus casas y compró a sus hijos zapatillas nuevas, se marchó dejando las balsas vacías y al pueblo juntando huiros.

En el Negro El Cero me encontré con Teresa y sus invitadas. Las tres comían empanadas y dos de ellas bebían cerveza. Me hizo un gesto con la mano y me saludó amistosamente. El alcohol dormía con gracia su lengua. Sonreía con soltura. Me senté frente a ella.

12

—¿Nos acompañas?

—No puedo, estoy trabajando en unos textos —mentí.

—¿De qué escribes? —Por esos días, transcribía focus groups para estudiantes de magíster.

—Reviso cosas viejas, las edito.

Las gemelas estaban sentadas una frente a la otra, de modo que su costado de la mesa era casi perfectamente simétrico.

Teresa entonces seguía casada, al menos en los papeles. Huyó de su matrimonio como huyen los perros atropellados. Una noche cualquiera tomó su cartera y salió del departamento, del edificio y de la vida que estaba construyendo. No volvió más. Anduvo semanas escondida en casa de amigos. El marido llamó a todo el mundo exigiendo saber su paradero. Después de un tiempo la frecuencia de las llamadas disminuyó. Un día solo dejó de hacerlo. Teresa salió delgada y tiesa de su escondite como un colgador de sombreros. Nunca contó nada. Gracias a la habilidad familiar de suponer que las cosas desaparecen cuando dejan de verbalizarse, pronto el tema dejó de ser tema. Renunció formalmente a su trabajo y se fue a Tirúa. Allí, su hermano, el padre de Fernanda, tiene una cabaña. Perdimos su rastro muchos meses. Volvió del sur con las gemelas.

Yo pedí tres empanadas de camarón para llevar.

—¿Hasta cuándo se quedan? —pregunté.

—Tres o cuatro días más. Queremos ir a Mamalluca, el observatorio. Nos quedamos en el Valle de Elqui y luego un poco más al norte. ¡No voy al Valle hace más de diez años! Y es uno de mis lugares favoritos. Quiero llevar a las chicas. Casi no conocen Chile. ¿Por qué no te comes

13

eso con nosotras? —me dijo finalmente. Acepté y pedí una cerveza de litro.

Un tono anaranjado comenzó a avanzar sobre los techos del pueblo con la misma velocidad con que sube la marea. Algo se durmió y murió a la vez. Una suspensión. La gente empezó a ordenar sus cosas y a marcharse. Los autos salieron, casi sincronizados, por el mismo camino por donde habían llegado temprano, como una fila de hormigas dejando surcos sobre la tierra, llevados por un impulso aprendido por generaciones. El silencio se instaló en todo, traspasando cada hendidura, cada resquicio, llegando donde solo llega la arena. De pronto se oyó el sonido del mar.

Nos fuimos de vuelta por el muelle. Las gemelas iban detrás. Una de ellas se detuvo en seco y apretó la mano de su hermana. Gritó apuntando hacia el malecón. Nos giramos y seguimos su dedo: los tres niños estaban metiendo al gato en una bolsa y ensayaban lanzarlo al mar. El animal seguía envuelto en cinta y no parecía oponer resistencia. Cerraron la bolsa.

Teresa gritó desesperada y salió corriendo hacia donde estaban. Todos la seguimos. Los niños la vieron. El mayor tomó la bolsa y la tiró con fuerza sobre las cabezas de los otros dos. La bolsa se perdió en el mar. El tono anaranjado dio paso a un suave azul grisáceo. Las luminarias del pueblo se encendieron, titilando. Los niños huyeron en dirección a los botes del embarcadero y se escurrieron como lagartijas.

En el mar no había nada. Teresa empezó a perder el control. Gritaba, se tomaba la cara con ambas manos y

14

oteaba el agua buscando la bolsa. Una de las gemelas empezó a llorar con una mano en la boca y la otra en el vientre hinchado. Su hermana intentó pedirme que hiciera algo. Demoré ocho o diez segundos antes de meterme las manos en los bolsillos, sacar mi billetera y quitarme la chaqueta. Me lancé al agua con zapatillas. Estaba fría. Busca la bolsa, me suplicaba Teresa, por favor, busca la bolsa. La tiraron por ahí. Conté hasta cinco, tomé una larga bocanada y me sumergí, me hundí dos o tres metros, dejándome caer en la misma posición, moviendo las manos a tientas.

Segundos después subí en busca de aire. Teresa lloraba desconsolada y las gemelas habían retrocedido. Esperé unos cuantos segundos. Volví a hundirme. De pronto, sumergido en esa oscuridad, rodeado por lo que no conocía, comencé a sentir el susurro del terror, a lo lejos, acercándose del modo en que solo las tormentas lo hacen. Anunciándose. Estoy buscando un gato muerto, pensé. A ciegas buscando un gato muerto.

Entonces lo sentí. Sus garras, como agujas, rasguñándome el brazo izquierdo. El animal me atacaba. Entré en pánico. Luchaba y me agitaba. Enterró sus uñas como una trampa para osos. No quería dejarme ir. Con mi mano derecha golpeaba y en vano rompía trozos de la bolsa sin lograr dar con su cuerpo. Eran sus garras. Pataleé con violencia, intentando alejarme del gato que, aún aferrado a mi carne, empezó a sacudirse. Cesó. Me volteé para salir y lo sentí flotando entre mis piernas ya vacío, en la calma de la muerte. Subí desesperado. Cuando llegué arriba inflé los pulmones y lancé un grito angustioso. Te15

resa seguía llorando. Me pidió que saliera. Me rogó que saliera. Una de las gemelas sollozaba y la otra se tapaba los ojos como para no estar allí. Me impulsé hacia arriba y me monté en el malecón. Dos mujeres miraban desde el embarcadero. Vámonos, vámonos, repetía Teresa. Lo siento, perdóname. Vamos, por favor. Girls, come on, let’s go home. I’m sorry. Let’s just go, okay?, les dijo a las chicas.

En casa, al no encontrar algodón ni vendas, Teresa rompió en jirones unos paños de cocina, los empapó en alcohol y cubrió mis heridas con un par de nudos. Sus ojos y su nariz seguían enrojecidos. Le pedí que estuviera tranquila y me dijo que estaba todo bien, sonriendo a medias. Ya está. La chica embarazada había ido a acostarse y su hermana, ya repuesta, le preparaba un té en la cocina.

Eran quizá las dos o tres de la mañana cuando apagué el televisor. No pude terminar Assassin’s Creed, como tenía planeado. No lo terminaría en Tongoy, sino en Antonio Varas, cuatro días después.

Estaba quedándome dormido cuando sentí el crujido de la puerta. Teresa se acostó delicadamente casi rozándome la espalda y, tras cinco o diez minutos, comenzó un silencioso pero hondo llanto ahogado en la almohada. Tuve intenciones de voltearme y abrazarla, consolarla, decirle que podía contarme, pero me detuvo el pudor. El mío y, pienso, quizá también el suyo. No supe cómo. Fue una hora de llanto y vigilia. Tras eso, sentí que finalmente descansaba. No me dormí hasta que ella lo hizo.

16

Cuando desperté ya no estaba. Junto a la mesa de la cocina había una tarjeta de agradecimiento firmada por las tres. Partieron a La Serena al mediodía y no quisieron despertarme. Luego de hacer un café, tomé mis zapatillas y salí a caminar por Tongoy. Quería ver el mar.





miércoles, 15 de junio de 2016

FELIPE PIZARRO, FOTOGRAFO

Este jueves, Tatiana Alfaro, encargada del área fotográfica de nuestra revista, ha querido destacar el trabajo creativo de Felipe Pizarro, mas conocido como Epilef Valley, y quien es a la vez, diseñador, fotógrafo y músico de nuestra región. Hoy les compartimos su trabajo Alteración, Una mirada personal hacia los cambios abruptos que tienen los paisajes urbanos tras la industrialización y el progreso.







     Fotógrafo, músico y diseñador nacido en la cuarta región territorio chileno. Sus comienzos en la fotografía se inician con la conceptualización de espacios a través del croquis manual de arquitectura y diseño, adentrándose así a la observación y luego la adquisición de otras técnicas de miradas (en este caso la fotografía análoga, una zenit 122). Su fotografía habla primordialmente en texturas y situaciones cotidianas llevadas a la onírica de la oscuridad, buscando siempre un contenido de simulacro de lo no real. El autor cuenta con algunas exposiciones colectivas tanto como forma autoral y como colectivo (enfoque de lucha, Fotografía de protesta)





Aquí les dejamos su reflexión:

Coquimbo y su reestructuración de calles y ensanchamientos de avenidas. 

“Cuando las calles se ven cambiadas por la modernidad, surge un patrón de descolocación en vinculaciones urbanas generando en las personas sentidos no tradicionales de sus recorridos típicos por las avenidas de su ciudad, generando molestias transitorias o creando nuevas complejidades a la hora de hacer sus hábitos diarios.  Es así como esta serie quiere representar aquello, el laberinto que representa estos cambios, la idea transito complejo para “un futuro mejor” en palabras de los estructuradores de las ciudad, la idea de un futuro que a veces se hace difícil en el presente para los transeúntes y habitantes habituales. 





Esta serie quiere representar la dificultad de los cambios en las personas que recorren nuestras ciudades sujeto a los cambios de estructuras. La idea central de esta serie es poder representar en imagen fotográfica, el sentido de vinculación y alteración que las personas en la calle pueden generar en sus recorridos habituales, tras los cambios recurrentes que están teniendo las urbes en los últimos años.  






Para conocer más del trabajo de Felipe puedes visitar su página

 http://portafolioepilef.tumblr.com/






martes, 14 de junio de 2016

MAMI ¿DONDE ESTA EL PUNK? HOY LAYLA MARTINEZ

Layla Martinez es una de las autoras más interesantes del panorama español actual. Su prosa oscura, su poesía política, su imaginario brutal consiguen que su voz sea única. Esta semana entra en imprenta el que será su segundo libro de poemas,Las canciones de los durmientes publicado por La Garúa. Hoy Gina Marchita ha querido destacarla con su escrito Los Dedos diminutos de los Muchachos





Los dedos diminutos de los muchachos




     La sequía había comenzado en el doloroso año de 1807, que sería recordado por tener tres inviernos consecutivos. Tres inviernos largos como los dedos de los profetas que se acarician el interior de las mejillas, como las barbas de los carpinteros que fabrican cadalsos resistentes a las epidemias de tristeza propagadas por las autoridades estatales. En ninguno de los tres inviernos llovió. Ni siquiera cuando las abejas comenzaron a salir de la boca de las muchachas que habían enfermado recientemente. Ni cuando el leñador apareció estrangulado con los cabellos de su esposa. Ni cuando el afinador de campanas enloqueció después de haber bebido la leche amarga de la comadreja. No llovió, pero las heladas congelaron el rostro de las muchachas, que nunca volvieron a envejecer, a pesar de que al año siguiente fue 1457, que sería recordado porque el sol no salió ni un solo día y fue de noche trescientas sesenta y cinco veces seguidas. Las heladas congelaron también las manos de los muchachos, y estas nunca volvieron a crecer a pesar de que el resto del cuerpo sí lo hizo. Los muchachos de dedos diminutos tuvieron que dedicarse a oficios delicados, como a anotar cuidadosamente las plagas que comenzaron a sucederse desde entonces, o a rapar al cero a los adolescentes internados en instituciones estatales o a fabricar tenedores para las muchachas que vivían al fondo de los pozos.





lunes, 13 de junio de 2016

UNCHAIN ENTREVISTA

Unchain es una banda de Santiago de Chile. El próximo 24 de junio estará presentándose en el pub Duna de Coquimbo en un evento que reunirá a otras bandas importantes de la región como Neoyka, Absenta, Quiltra y Sequía. Para conocer un poco mas su propuesta y proyecto musical, Gonzalo Vilo ha preparado esta entrevista con Franco, vocalista de la banda.


Entrevista realizada por Gonzalo Vilo





Vamos a empezar bien desde el principio. ¿De dónde surge este proyecto musical llamado Unchain, y como se formó la banda?



R. Hola Hola antes que todo agradecer la iniciativa de Experimental Lunch y por considerarnos. Unchain Nace hace poco más de un año, para probar nuevas ideas y nuevas motivaciones y perseguir que esto funcionara en serio y lo más profesionalmente que nos permitiera la vida en sí (estudios, trabajo, proyectos paralelos, etc) de eso nació un disco el cual grabamos entre septiembre-octubre del año pasado con el Juanjo en su estudio Gitano (Asamblea internacional del fuego, Tenemos explosivos) y que tiramos a fin de año a modo online (Todavia no hacemos el lanzamiento oficial con su evento correspondiente y todo eso, pero que estamos gestando y planificando en este momento).



¿Cómo fueron sus primeras presentaciones como agrupación? ¿Cuál fue la recepción del público ante su propuesta?




R. Las primeras presentaciones fueron super piola jaja. No las promocionamos mucho aparte que como banda nueva no es que lleváramos mucha gente. Pero fueron super bonitas, ver la sorpresa en la gente, la buena recepción de esta misma al escucharnos atentamente y después tirarnos buenas vibras nos dió toda motivación a confirmar que estábamos haciendo las cosas bien, de hecho fueron a fin del año pasado, antes de tirar el disco online. Pero eso es lo que quedó de esas tocatas, la buena recepción que tuvimos y la que seguimos recibiendo actualmente, por ejemplo hace poquito fuimos al sur y quedamos enamorados de la gente de Puerto Montt, de Conce.












¿Cuáles fueron sus influencias? ¿A qué músicos o bandas admiran? 



R. Así como músicos y bandas que admiremos no sabría decirte porque como somos 5 las influencias son bastante variadas, por ejemplo el Diego (Batero) no viene del hardcore, viene del jazz y escucha Djent y cosas más math. El Eduardo (Guitarra) viene del PostHardcore y tambien escucha harto noise o escuchaba shoegaze hace aaaaños atrás por ejemplo, además de tener una banda de Hardcore melodico. El Milo (Guitarra) escucha harto melodico, harto Punk Rock. El Felipe (Bajo) igual viene del Numetal, Melodico o del punk rock, le encanta depeche mode po y yo (Franco, Vocal) vengo del Screamo europeo, del emo noventero, del posthardcore, etc. Entonces, somos suuuuper variados en influencias, es super rara la mezcla jaja pero nos complementamos super bien en ese aspecto, se respeta harto la escuela de cada uno, eso es lo lindo.







Bueno, de vuelta al presente. ¿Cómo definirían el estilo de la banda? 


R. No lo definimos la verdad. Como te decía es tan variado que definirnos en algún estilo sería limitarnos. Que fluya todo. Yo creo que Hardcore sería por decir algo, pero hay mucho más. Mucho más la verdad jaja









¿Están conformes con el sonido alcanzado por el grupo? ¿Sienten que ya tienen el afiatamiento y la maduración suficientes?




R. Osea, ya tenemos nuestra formula dentro de la sala de ensayo, nos llevamos la raja musicalmente dentro de las cuatro paredes de la sala y creemos, se ve reflejado en las tocatas y en el disco mismo. Por supuesto nos falta mucho y trabajamos día a día para ser más afiatados y más maduros, obvio. La humildad siempre ha sido parte importante de nosotros, pero se nota que lo pasamos bien y que nos dedicamos harto al asunto; y nunca vamos a estar estamos conformes, siempre vamos a querer sonar mejor. Somos bien autocriticos y creemos que nos ha ayudado harto cuestionarnos cuando nos equivocamos o lo que podríamos mejorar a futuro.




¿Cómo ha sido la recepción de la gente hacia su disco Fugaz? 



R. Nos han recibido super bien nuestro disquito, estamos re contentos con eso, la gente que lo ha escuchado nos ha tirado harta buena onda y felicitado por el trabajo que hay detrás, es rico que aparte de gustarle a la gente, porque no le vas a gustar a todo el mundo, ya que es parte de la subjetividad de la música, también Valoren el trabajo y dedicación que hay detrás, y eso nos reafirma bastante las ganas.









Y ustedes ¿Están conformes con el disco?



R. A grandes rasgos si, es lo que sentíamos en el momento y lo que se plasmó. Siempre uno queda disconforme con algunos detalles o lo típico que lo que hiciste hace un año atrás por ejemplo ya no te gusta jaja porque ya pasaste pagina y estas en otra, pero así globalmente, estamos bien orgullosos de Fugaz. Y a pesar de aún ni lanzamos oficialmente el disco, ya estamos trabajando en el disco nuevo!





Bueno, el próximo 24 los vamos a tener por acá por Coquimbo ¿Qué esperan de esa tocata?



R. Aparte de pasarlo bien en la tokata en sí, esperamos que les guste la entrega de parte nuestra a la gente, que vean in situ que nos sacamos la cresta siempre en el escenario. Además de que vamos super tranquilos, los cabros de Sequía son bien organizados y están sacando el tremendo evento. Vamos bien motivados y ansiosos.



¿Han escuchado algo de las bandas que los acompañaran ese día? Neoyka, Sequia, Quiltra, y Absenta.


R. Si obvio, hemos intercambiado musica con Sequía y Quiltra por ejemplo, y nos gustaron bastante. Son bien interesantes las propuestas de los chicos en general. Estan saliendo tremendos proyectos en la cuarta región y por lo que hemos visto la comunión que tienen entre bandas es super rica, se quieren y se apoyan bastante.











Finalmente ¿En qué lugares encontramos material de Unchain o algún contacto para poder oír más de su música?


R. Lugares por el momento, solo con nosotros pueden conseguir el disco físico, generalmente en tocatas o contactándonos directamente por mail o por facebook y pueden meterse a los links de mas abajo y descargar el disco gratis o escucharlo en spotify o itunes y plataformas de ese estilo. Hay algunos vídeos de tocatas por ahí por youtube, o capturas de audios de tocatas bien entretes. 

Y eso poh chicos, estamos re ansiosos por ir a Coquimbo, que pasen luego este par de semanas jaja Gracias por la buena onda, un gran abrazo y nos vemos allá!



Integrantes

Diego (Batero)

Eduardo (Guitarra) 

Milo (Guitarra) 

Felipe (Bajo) 

 (Franco, Vocal)



Puedes encontrar mas del trabajo de Unchain a traves de los siguientes links



Bandcamp: https://arboldeinvierno.bandcamp.com (Descarga gratuíta del disco)

Soundcloud: https://soundcloud.com/unchainbanda (Audios de tocatas) 


Mail de contacto: unchainbanda@gmail.com




Los dejamos con su primer disco Fugaz