martes, 30 de agosto de 2016

MAMI¿DONDE ESTA EL PUNK? HOY, LACTOSA


Lactosa nace el año 2006, en paralelo a la banda Vaso de Leche, siendo éste el espacio para poder desarrollar un nuevo lenguaje, más oscuro, más complejo y personal. Hoy Gina Marchita ha querido rescatar algo de su musica en su seccion Mami ¿Donde esta el punk?



Por Gina Marchita













La experimentación y la fusión de diversos sonidos y ritmos es quizás la mejor forma de describir el trabajo musical de Lactosa, banda nacional de una gran versatilidad y talento. Esta agrupación sorprende con una apuesta  musical en donde conviven el rock más experimental, con bases programadas , acompañadas por ritmos y elementos más ligados al folclore, en donde la voz de Tania Corvalán sobresale, profunda, como si fuera  un monje que desde una montaña se eleva para entregarnos su mensaje.








El sonido de Lactosa irradia misterio y angustia. Melodías oscuras, bases que van entre lo onírico y salvaje, un vaivén que convierte cada tema en un viaje por lo más profundo de nuestra alma. Trabajos como Frecuencia de Cambio, Ciega o Introducción al Delirio son sólidos ejemplos del estilo musical de esta banda que no deja a nadie indiferente.






La historia de Lactosa ha sido un tanto compleja. Formados el año 2006, en paralelo a la banda Vaso de Leche, logran generar un espacio para desarrollar con libertad la creación y experimentación de diversos sonidos, formas poéticas, estructuras y bases rítmicas.














Lactosa, en realidad, comienza como un proyecto solista, acompañado de bases programadas y grabaciones. Durante el 2009 se une al proyecto el baterista Cristóbal Cornejo, con quien se graba un Demo el 2010.



Todo cambia, sin embargo, en marzo del 2015, cuando  Cristóbal Cornejo, baterista, se suicida, ante lo cual la banda queda en el vacío. Pero la invitación de Carola Ozaus para el Fem Fest 2016 abre una luz, motivándose todos para el regreso.











Actualmente Lactosa está integrado por Tania Corvalán en voz y guitarra electroacústica con efectos, Luna Jerez en batería y Pablo Loayza en bajo.




Los dejamos con un tema de su presentación realizada día 19 de noviembre de 2011, en vivo en el Centro Cultural Manuel Rojas










lunes, 29 de agosto de 2016

RAYNER VEGA (ERRE) ENTREVISTA



Rayner Vega, compositor local conocido como “ERRE”, se desprende del riel convencional de cantautores locales para proponer una interesante mixtura que viaja desde el folk, la sicodelia y dream-pop reverberando las emociones de quienes han tenido la oportunidad de asistir a sus presentaciones o escuchar parte del material disponible en algunas plataformas virtuales. Hoy Patricio Zenteno entrega en exclusiva la entrevista de este noble músico que apuesta por la innovación en la escena regional. Lee las respuestas sobre la escena local, su proceso creativo y aspiraciones vía Experimental Lunch.






Por Patricio Zenteno





PZ: Rayner, ¿cómo definirías tu propuesta o sonido y qué influencias consideras esenciales?

R: Bueno, la defino como una extensión de mis experiencias, de mis emociones y pensamientos, en cuanto al género lo defino dentro del folk y algo de dream pop. Lo que se refiere a las influencias diría que tiene que ver con un batido de lo que me ha interesado y enseñado, por ejemplo mucho rock británico, mucha música chilena, cantautores y algo de hip hop, es lo que más destaca de lo que he escuchado y me ha influenciado musicalmente.



PZ: ¿Existe un lugar dentro de las propuestas locales donde crees que puedas ubicar tu música?

R: Sí, podría ubicarse dentro de lo independiente o dentro del circuito artístico autogestionado, ya que por lo que he visto del mercado o industria musical no respeta mucho el sonido o algunas cosas que se le busque dar de manera personal. 






PZ: ¿Qué opinas de la autogestión actual que están llevando a cabo proyectos y bandas y que comentario guardas respecto a la autoproducción e industria musical?

R: Me parece una gran iniciativa de los músicos y personas que están dentro del medio artístico, me siento orgulloso y a la vez motivado al ver las labores de amigos y personas conocidas de otras bandas, me han gustado los discos de autoproducción que he escuchado últimamente, por ejemplo el proyecto kilometro 22, es la viva esencia de quien quiere buscar un sonido independiente y particular, mostrando gran calidad en su trabajo y demostrando que el esfuerzo puede hacer que no sea necesario una inversión tan exagerada.



PZ: Hemos escuchado en tu cuenta de soundcloud la versión del tema de Daniel Johnston ¿Has realizado versiones de otros compositores?

R: Honestamente sí, suelo versionar canciones que me gustan y pretendo, en algunas presentaciones, mostrar algunos de esos trabajos.



PZ: Después de escuchar “La Profundidad” viene la pregunta casi lógica ¿Estás grabando o algo?


R: La verdad llevo harto rato grabando muchas canciones, pretendo presentar un adelanto luego, que vendría a ser parte del disco que pretendo lanzar, aun no sé cuándo.


PZ: Profundizando un poco en la temática de tus canciones ¿Qué símbolos están presentes? 


R: La mayoría de las canciones tienen una sola persona como raíz de inspiración y la experiencia que tuvimos, que si bien no fue del todo ideal, dejo mucha inspiración y canciones, me refiero a la mayoría del disco que pretendo lanzar, el resto son otras vivencias más actuales y una que otra canción antigua y de las primeras en componerse.



PZ: ¿Cómo es la propuesta en vivo y la respuesta del público? ¿Te has presentado con proyectos/bandas de estilos algo distantes de tu propuesta?


R: Me he presentado en solitario varias veces, alguna vez con un amigo que también es parte de la actual banda, ahora estamos ensayando para presentarnos en estación Lambert durante el mes de agosto, en total somos cinco personas, batería (Nelson Valencia), bajo (Fabián Zúñiga), Guitarra eléctrica (Mario Larry), guitarra eléctrica (Pablo Agüero) y yo Rayner Vega en voz y guitarra.


PZ: Antes de cerrar nos gustaría que nos invitaras al dónde, cómo y cuándo te vemos en vivo, dónde podemos encontrar tu música y que nos recomendaras algunos proyectos locales o nacionales que te hayan marcado o quedado en el sistema.


R: Bueno amigos lectores y en general a todos, los invito este mes a estación Lambert donde haré mi debut con la banda, la fecha no está confirmada, pero será en la segunda quincena del mes de agosto, bueno mi música la pueden encontrar en mi página de soundcloud https://soundcloud.com/erree, también me pueden buscar en Facebook como “Erre” y buscar en youtube “La Profundidad”.


                             



Les recomiendo las bandas y proyectos de los músicos que me acompañan, mi ex banda Plaza León, Bedroom Dreamers y Big Mantra, también les recomiendo el proyecto Cordillera de la Costa, Kilómetro 22, Seatemples y de las bandas o solistas que he escuchado últimamente está Diego Lorenzini, Little Jesus y Cícero.



Link:


https://soundcloud.com/erree



Los dejamos con La Profundidad




                                












domingo, 28 de agosto de 2016

MARTE NAVARRO

Marte Navarro es una artista visual chilena. Natural de Antofagasta ha participado en la realización de varios murales en esa ciudad. Hoy presentamos parte de su trabajo































https://www.instagram.com/martenavarro/





viernes, 26 de agosto de 2016

JUAN CARLOS VIDAL


Hoy viernes destacamos la poesía de Juan Carlos Vidal, poeta nacional residente en Santiago, quien es autor de Desdiosidad (Editorial Cuneta, 2010)






















El cuerpo quiere ceder a la detonación del tiempo
y duele y trabaja y desea 
que las golondrinas lo sobrevuelen como en los días felices.

La nervadura del espíritu separa la tragedia del instinto 
así como el sueño se apodera de lo que nos es invisible. 

Su irradiación satura los organismos y permanece.

No habrá alivio en tanto la respiración sobrevuele las palabras.
Así se llene de golondrinas 
el espacio que estaba destinado a la felicidad.

La noche quiere recuperar en nosotros 
la materia celeste que perteneció a los primeros astros.

Sin embargo y para que el universo exista 
la deidad permanece irreconocible.








Las nubes no saben por dónde llover
y el aire huele a descargas eléctricas.

La sangre como es lógico 
se ha disuelto en el río.

Su miel removerá el lecho hasta asentar
el sedimento que de los sueños se desprende.

De cada estrella cuelga una sonda 
una extensión de dos veinte voltios
en cuyo espectro los ojos ven cruzar 
translúcidos viaductos.

Todo es organismo.

Acá una arteria ahí una fronda
allá el barrial de su emoliente.

En un expandir y contraer de pulsos
todo es siembra. 

Sobre las aguas flota el material ligero
según su flora es arrastrado a la deriva.

La propia hélice desciende en sus escalas. 
La sola orilla es una noche y lo guarnece.

Los ojos no saben por dónde llorar
y el aire es del relámpago una prisma.

Todo es deidad o algoritmo.

La sangre como es trágico 
es su cabal torrente.








La escalera enterrada sube junto con el árbol
y el fruto oculta en su pulpa el dibujo de una estrella.

El material ligero donde la sangre fermenta
se llena de filos y estrías, de flores con alambre de púas
de frutos sexuales expuestos a la depredación.

El aire es un fuego entumecido, se arremolina 
junto al material ligero. Pretende una chispa, una brasa.
Reza por la detonación de un relámpago.

El predio está lleno de cabezas enterradas, molleras 
de las que dispone el sueño para treparse hacia las bestias.
Todo es hocico, entrepierna., hongo, panal seminífero. 

Vivero donde fermentar la sangre.

La cruz enterrada sube junto con el cuerpo
Y el fruto oculta en su pulpa el dibujo de un diamante.

El material ligero duerme, descansa su hamaca tendida 
entre este mundo y el otro. Reposa su carne algebraica.
Se llena de finos desagües como una herida.

Terrón, runa antigua, incendio, material ligero. 

Todo permanece enterrado pero de pronto
puede subir al cielo.









jueves, 25 de agosto de 2016

FRAN NUÑEZ, FOTOGRAFA

Esta semana, Tatiana Alfaro, encargada del area fotografica de nuestra revista, ha querido destacar parte del trabajo de Fran Nuñez, fotógrafa de nuestra región





Por Tatiana Alfaro





Egresada de Fotografía Periodística (ALPES). Siempre tuvo interés por la fotografía, empezó como autodidacta y se ha dedicado a tomar fotos en varios espectáculos en La Serena/Coquimbo.








Comenzó en un inicio a estudiar literatura en la ciudad de Santiago, luego de un tiempo la invitaron a participar como fotógrafa en Melómanos Magazine, hasta que finalmente decidió ingresar a estudiar Fotografía Periodística en ALPES, espacio donde comenzó a desarrollar el camino de la fotografía autoral.






Ha participado la exposición colectiva “Autorretratos” en ALPES. Por otro lado, con el proyecto “La inmolación”, ha estado presente en la exposición “arte emergente” (Humano Bar, 2015), Estudio Panal (2015), Museo de la Solidaridad Salvador Allende (2015) y MLVL disidencia, unión y cultura (2016) en ciudad de Santiago. 










Ahora los dejamos con la reflexión del autor y su trabajo Soliloquio:



Este proyecto nace de la esencia del dolor de un recuerdo perdido y el efecto de éste. Por medio de fotografías de archivo, elementos de la naturaleza y el cuerpo, busco encontrar respuesta a cierto abismo de mi mente.











“Soliloquio deja en evidencia el secreto más profundo. Se descuartizaron los recuerdos, el sentir, el cuerpo y la vida, que se detuvieron algunos instantes para recordar quién no soy. Sólo fue un momento perdido en las profundidades que hizo sentir hasta la locura”


















Sitio web: http://frannunezfoto.wixsite.com/frannunez









martes, 23 de agosto de 2016

MAMI ¿DONDE ESTA EL PUNK? HOY, ENTREVISTA A MAYDA PLANT


Daniela M Reyes escribe desde hace un tiempo bajo el pseudónimo de "Mayda Plant". Ha publicado columnas animalistas en el diario "Cultura en Movimiento" y otras de otro estilo en "Más Cultura" y en "El Ciudadano" Actualmente imparte un Taller Literario de Escritura Creativa en el Centro Cultural de Buin. Mujeres Paranormales es su primer libro, Hoy Gina Marchita dialoga con ella en esta excelente entrevista en donde conocemos mucho mas de la autora y sus trabajos literarios






¿Te acuerdas cual fue tu primer acercamiento a la literatura? ¿Cuál fue el primer libro que leíste o te impacto de manera decisiva? 

R. Escribo desde los 10 años (tengo 28), pero en ese tiempo eran canciones, rimas, porque fantaseaba con tener una banda de rock y triunfar por el universo (de hecho la tenía, pero era más hueveo que hacer algo en serio; yo era la guitarrista). A los 15 comencé a escribir poesía, inspirada principalmente (y no me da vergüenza reconocerlo) por la literatura de Jim Morrison... más allá de sus poemas-canciones, sus textos me alucinaban. Y sin duda el libro que me voló el cerebro fue“El Túnel”de Sabato. Ahí empezó todo.





¿Cuáles fueron tus motivaciones para comenzar a escribir? ¿Ha sido más difícil de lo que pensabas en un comienzo? 


R. Creo que la motivación más grande fue que por ahí por 2007 escribí columnas animalistas en el ya extinto diario on line“Cultura en Movimiento”, y un día pensando en que si escribir y entregar ideas me gustaba tanto, sumado ya al hecho de que antes hacía poemas ¿Por qué no incursionar derechamente en la literatura? Al comienzo eran sólo relatos que subía a Facebook y que recibían críticas interesantes de parte de amigos y artistas, luego vino el blog, después publicaciones en algunas webs, etc... se armó un red bien bonita que ni siquiera busqué, fluyó y a la gente pareció gustarle.






Tu libro Mujeres Paranormales es tu principal trabajo literario ¿Qué le podrías contar de el a las personas que aún no lo han leído? 


R. ¡Que por favor lean el prólogo, ya que de verdad es lo mejor del libro! jaja. En serio, Sergio Amira hizo un excelente trabajo ahí y además lo admiro mucho... y por qué no decirlo: un creador tiende a odiar un poco lo que hace, quizás porque le da la hueá consigo mismo, no sé. Pero de Mujeres Paranormales se puede decir mucho y a la vez nada. Pienso que no hay término medio... aquí encuentras distintos relatos que giran en torno al cuento principal que da nombre al libro y que, a su vez, está fraccionado en 9 partes. Es decir, comienza “Mujeres Paranormales Parte I”y luego viene un relato que tiene relación con la temática de la parte anterior y así, hasta llegar a la novena y última parte que da paso a una segunda fracción del libro, que no es más que poesía que escribe una de las Paranormales después de ser expulsada del mundo en el que vive por haberse mandado un cagazo. Es cuento y poesía y confusión, al mismo tiempo.



¿Cómo nació la idea de publicar con Ediciones La Polla Literaria? ¿Cómo se gestó el contacto?


R. Se gestó por mi amistad con el editor Gustavo Bernal, y además porque la editorial me parecía super rockera y underground, choriza, con actitud, etc. Lamentablemente hoy no puedo decir lo mismo, pero no ahondaré.







En tu libro, coinciden el cuento y la poesía. ¿Cómo se complementan ambos géneros en tu trabajo. Siguen un hilo conductor en común o funcionan por separado, cada cual en su propio ritmo y estilo?


R. Si te fijas (porque leíste el libro) los cuentos tienen un lenguaje literario bastante “poético”, entonces pienso que ahí está el nexo con los poemas propiamente tal. Sin duda el ritmo de un relato es distinto al de un poema por razones de estructura. Pero mi estilo en cuento y poesía nace de la misma trinchera y lo lógico es que allí haya un sello distintivo (al menos esa hueá percibo yo jaja).



¿Cómo ha sido la crítica con tu libro hasta el momento? ¿La tomas en cuenta?


R. Los únicos que me han criticado han sido mis cercanos, amigos y otros artistas. Me han dicho desde que escribo medio lento (o sea, aburrido) hasta que es literatura poderosa... también me han comparado con la Bombal. Pero todos coinciden en que el leitmotiv es la crítica social, aunque yo agregaría que es más una crítica hacia todo, porque tiendo a meterme en todo (¿No es ese acaso uno de los deberes del artista?). Igual me importa poco la crítica, yo escribo no más.




¿Cómo ha sido la etapa de construcción y corrección de tus trabajos? 

R. Mi experiencia total ha sido sólo con mi primer libro... aunque ahora trabajo en 2 proyectos (mi segundo libro que está en edición y una serie de relatos-anécdotas que estoy publicando por Instagram). Sin embargo escribir es simple, sólo necesitas inspiración y ya. Y a la hora de corregir para ver listo tu trabajo está claro que necesitas más tiempo y “cabeza”para que quede perfect. Lo otro es más “corazón”.



Bueno, ¿En que estas ahora? Háblanos un poco de tus proyectos actuales y futuros. 


R. Como dije, trabajo en mi segundo libro que esta vez es sólo poesía y que se titula“Poemario Adolescente”; en estos momentos está en edición. En paralelo publico por Instagram las vivencias de Sofía, las que llamé “Caos”y que difundo sólo por redes sociales. Y además estoy próxima a viajar a Perú, invitada por el escritor Antonio Morales-Jara a mostrar mi trabajo literario en diferentes lugares del país.



Justamente en tu proyecto literario de instagram, hay quizás una diferencia con tus otros trabajos narrativos, como los que hay en tu blog. En tus trabajos de Instagram se observa un poco más de realismo y experiencias personales. ¿Es este el objetivo al cual apuntas? 


R. Sin duda que “Caos” está escrito de manera super coloquial y algo descarnado (¡léanlo!) y alude más a experiencias personales, como bien dices... también tiene elementos de ficción (ahí está la magia, creo yo, nunca nadie sabrá qué es real y qué no jaja), pero no sé aún si a “esto apuntaré”. Quiera el artista o no, la propia vida siempre se retrata en nuestras obras, sin duda que algunas más directas que otras, como es el caso de lo que publico por Instagram que va tremendamente al hueso. Sin embargo, ni en mi anterior trabajo (más pulcro, si se quiere) ni en el que viene, salgo de mí. Para ser más gráfica: Mujeres Paranormales y Poemario Adolescente (que espero salga en septiembre) forman parte de un ciclo en mi vida que debe culminar con el lanzamiento de este último. Lo de Instagram (que si le va bien, espero se convierta en libro) también es un período, difícil por lo demás, que debo cerrar pronto, por ello la necesidad de hacerlo público (y qué más público que las redes sociales). Y en el futuro se verá qué sigue, no lo planifico. Estos trabajos son crisis. Cada publicación es una crisis superada o en vías de superación, al menos para mí.


Muchas gracias Mayda por tu disposición y tu tiempo




Si quieres leer y saber mas del trabajo literario de Mayda Plant, visita los siguientes links


https://www.instagram.com/maydaplant_caos/

http://maydaplantescribicionista.blogspot.cl/





lunes, 22 de agosto de 2016

DROSTE ENTREVISTA

Droste, banda proveniente de San Felipe, se agrega meritoriamente al catálogo de representantes del post-rock nacional, siendo difundida a toda Latinoamérica vía plataformas y medios virtuales gracias a su reciente EP, el cual ha sido destacado por la prensa musical independiente. Hoy Patricio Zenteno nos entrega en exclusiva la entrevista de este imperdible proyecto.




Por Patricio Zenteno



PZ: Primero que todo un agrado escuchar su EP y bueno partiendo con las preguntas: ¿De dónde viene el nombre y como fue el proceso previo que los lleva a grabar? Y por cierto ¿Cual es más menos el rango de edades de los integrantes? 


D:El nombre viene de un efecto visual llamado mise en abyme o puesta en el abismo, que se trata de la repetición de una imagen dentro de la misma imagen, hasta el infinito en teoría, pero según nuestra percepción hasta que podamos verlo. 

El proceso previo que nos llevó a grabar fue en el fondo querer realizar el primer LP de nuestra anterior banda, Rival Eterno, la cual era más cercana al grunge pero con este trabajo queríamos evolucionar y desligarnos de ese estilo, y es así como nuestra música empezó a verse influenciada por otros estilos como el post rock, el rock progresivo, el stoner, el rock psicodélico y en menor medida el shoegaze.
El rango de edad es entre los 22 a 27 años



PZ: ¿Cómo donde y cuando se grabó el disco? ¿Cómo fueron compuestos los temas que conforman el EP?

D: El álbum fue grabado de una manera más artesanal por así decirlo, las baterías las grabamos en la sala de ensayo que compartimos con un amigo, la gracia es que es una casa super vieja de adobe y eso algo aporta en el sonido y el resto de los instrumentos en la casa. Se grabó entre Junio del 2014 y Marzo del 2016. Los temas partieron de ideas puntuales aportadas por uno de nuestros integrantes, pero las cuales se fueron trabajando y todos aportaron su granito de arena produciendo como producto final lo que pueden escuchar en el disco.





PZ: Supe que estaban sonando en México ¿Cómo ha sido el feedback en vivo y por cierto fuera de Chile?

D:En realidad por temas de estudios y trabajos no hemos podido tocar mucho en vivo, solo tuvimos el lanzamiento y una tocata en Stgo, pero acá en San Felipe está un poco complejo el asunto de hacer eventos, por ahora solo hemos recibido una invitación a Perú.





PZ: ¿Dónde ubican a Droste dentro del panorama musical actual en chile? 

D: Creemos que existe un fuerte movimiento que está apostando hacia la música menos comercial en Chile, Obviamente en stgo y en otras ciudades grandes hay una escena bastante fuerte, pero en lo que es nuestra ciudad la verdad es que si bien compartimos escenario con algunas propuestas similares, somos una minoría.







PZ: Hablando un poco sobre el proceso de grabación ¿Cuáles creen que fueron los grandes obstáculos y ventajas que enfrentaron durante el proceso? ¿Es lo que buscaban plasmar? 

D: Bueno el mayor obstáculo fue el tiempo, ya que para nosotros esto es un hobby, todos estudiamos nuestras carreras o tenemos algunos trabajos, por lo que no dedicamos el 100% del tiempo, las ventajas la calma con que pudimos hacerlo, al no depender del presupuesto de nadie, es mucho más cómodo trabajar desde tu casa que bajo presión en un estudio el cual por ahora además no podemos costear.
En parte sí, salvo algunos detalles técnicos con la batería, la cual nos hubiese gustado lograr un sonido más crudo y profesional como los discos de Steve Albini, pero dentro de nuestros pocos recursos técnicos, estamos contentos con el resultado.




PZ: Para quienes no los conocen, podrían hacer una invitación a las plataforma donde se pueda escuchar el ep o material en vivo, y bueno seria genial si nos recomienden algunas bandas locales que hayan compartido escenario o que sean de su agrado... 

D: Bueno el disco está disponible en Youtube, Soundcloud y Bandcamp, sobre bandas que recomendar partimos con proyectos de nuestra ciudad como Urlo y Dhármico con quienes compartimos filosofías similares en cuanto a la música, de otras partes del país del norte recomendamos el trabajo de Hélices y de Stgo Dejalosangrar, Llueven Animales y La Ciencia Simple.



PZ: Muchas gracias por la entrevista chicos, que siga todo bien con el EP y bueno pronto aparecerán invitaciones de seguro!




Integrantes

Pablo - Rorro - Nicole - Nacho



Links: 



Fanpage: 






(EP): 












                     Los dejamos con su álbum homónimo













sábado, 20 de agosto de 2016

GAS

Pablo Toro es un joven escritor nacional cuyo estilo narrativo asombra y entretiene. Con relatos de gran profundidad y tramas entre absurdas y realistas, ha sido considerado favorablemente por la critica literaria de nuestro país siendo destacado en varios medios de comunicación. Ademas de escritor, Pablo es guionista y periodista. Su libro, Hombres maravillosos y vulnerables, publicado por la editorial Calabaza del diablo, ha sido muy bien recibido por los lectores y la critica. Hoy lo destacamos con su relato Gas.







      A mi primer libro de cuentos le había ido bastante mal. No vendió casi nada. Sacó malas críticas. “Un ejercicio de taller literario, y poco más”, dijeron en un diario de circulación nacional.

Por eso me sudaban las palmas de las manos sentado ahí, frente a la mesa. Un micrófono, un vaso de plástico y una botella de agua. A mi derecha estaba sentado un novelista chileno que salía en la tele. A mi izquierda, el escritor argentino César Aira, quien había accedido, tras la insistencia chilena del editor, a ser uno de los presentadores de mi segundo libro.

Los concurrentes iban entrando en fila. Era un amplio salón del tercer piso de la Estación Mapocho, en la Feria del Libro de Santiago. Mis expectativas eran que, por lo menos, asistiera la misma cantidad de público que fue al lanzamiento de Gabriel Benavides, a quien consideraba mi enemigo, pese a que no lo conocía más allá del saludo.

En la fila pude ver a mis padres, algunos ex compañeros de universidad, un cuentista joven que me caía mal y una poeta no tan joven cuyo último libro yo había elogiado. “Me encantaron tus versos, tu voz, el ritmo, todo”, le había dicho a la poeta joven, en una fiesta en el Juan Ramsay algunas semanas antes, pero sus versos, en realidad, no los había leído.

Entraron y fueron ocupando las sillas y algunos invitados quedaron de pie, al fondo y en los costados. Eran, las conté, treinta y dos personas en total. Al lanzamiento de la novela de Gabriel Benavides habían ido setenta y ocho.

Mal.

Mi novela se llamaba El estero final, pero en el texto nunca se mencionaba un estero. Era la historia de un hombre de Chillán que se vengaba del asesinato de su mujer. El título fue un consejo del editor colorín, uno de mis mejores amigos en esa época. Ahora ya ni nos vemos. Según el editor colorín, ese título dotaría al libro de un aura de misterio. Un elemento necesario para un libro que carecía de suspenso, me había dicho una vez, en un arranque de sinceridad, aunque más tarde, aquella misma noche y estando borracho, el editor colorín se había arrepentido de sus afirmaciones hirientes y había asegurado que mi novela sí tenía misterio y que dejaría “la zorra” en la escena literaria local, e incluso, por qué no, en toda Latinoamérica.

Un encargado de la feria del libro tomó un micrófono y pidió silencio a los concurrentes. Todos miraron hacia la mesa y una sonrisa estúpida se me vino al rostro. Sentí que, a mi lado izquierdo, César Aira se impacientaba o se ponía de mala.

En el fondo de la sala vi llegar a la Isidora y me puse aún más nervioso. Vestía una falda negra y se había pintado los labios rojos. Se veía muy rica. El cuentista que me caía mal se paró junto a la Isidora, y ella lo saludó con un beso en la mejilla que se me antojó más largo de lo común.

Primero tomó la palabra el novelista que salía en la tele, quien también era uno de mis mejores amigos, un tipo de pelo blanco y sucio, que tenía chapa del FPMR y recitaba a Shakespeare de memoria. Ahora ya ni lo llamo, eso sí. Él tampoco me llama. El novelista canoso dijo algunas cosas muy elogiosas de mi novela. Me comparó con Nicanor Parra. Habló del futuro de las letras chilenas y luego terminó su discurso, sacando un tibio aplauso.

Mientras los treinta y dos concurrentes aplaudían, vi que la Isidora y el cuentista joven se reían de algo. Vi los labios del cuentista joven murmurando algo en el oído de la Isidora, y me dieron ganas de patearlo en el piso. Estaban hablando de mí, seguro.

Le tocó hablar a César Aira.

Era bastante claro que no le había gustado la novela. Quizás, pensé, no la terminó de lo mala. Decía cosas como: “Esta novela tiene algo de Pessoa” y después se largaba a hablar de Fernando Pessoa y de los viajes de Pessoa y se perdía entre textos y referencias que involucraban a Pessoa, a la literatura portuguesa, a unos escritores imposibles de conocer, a cualquier cosa menos al contenido de mi segundo libro. Tras una exposición de veintiocho minutos en la que nunca fue dicha la palabra “Estero”, Aira sacó un aplauso rabioso y genuino de los treinta y dos concurrentes. Sólo en ese momento me cayó la teja: la mayoría estaba ahí para escuchar al argentino. Terminado su aplauso, me tocaba a mí.

Gracias, dije.

Gracias a todos por venir.

Di los agradecimientos y empecé con las frases que había ensayado, en los días previos, frente al espejo de mi baño. El cuentista joven seguía pegado a la Isidora. Afiné la vista y noté que estaban compartiendo unos audífonos. Un odio profundo me llenó el corazón acelerado. Quise patear al cuentista joven y me pregunté qué música estaban escuchando. 

Cuando ya había terminado con los agradecimientos a mi familia, a mis editores, a mis amigos, a César Aira y al novelista, comencé a leer un fragmento de mi libro. Y ahí, justo ahí, cuando terminaba de leer el primer párrafo, algo se removió en el interior de mi aparato intestinal y me tiré uno de los peos más ruidosos de mi vida.

Era demasiado fuerte y estruendoso como para ser ignorado por cualquiera de los concurrentes. Aira me miró con estupor y se tapó las fosas nasales. El novelista canoso intentó hacer como que nada estaba pasando. Cuando miré hacia adelante, vi las caras que se debatían entre soltar un carcajada y asumir el horror, o permanecer inmutables en señal de respeto.

Se habían decidido por lo último. Cuando miré a la Isidora, se notaba que la vergüenza ajena lo estaba dominando todo. Una sonrisa de mierda se instaló en la cara del cuentista joven.

Pensé en pedir disculpas, pero no lo hice.

Pensé: esto no le pasa a Gabriel Benavides en sus lanzamientos.

Tras la silenciosa conmoción, intenté retomar la lectura de mi libro, pensando que lo peor había pasado. Al cabo de unos segundos, sin embargo, comenzó a sentirse un potente olor a descomposición y a comida chatarra (KFC).

La amabilidad extrema de Aira lo había llevado a no armar ningún tipo de escena, pero se le notaba el asco en la mirada. La sangre se me vino a la cara. La poeta joven abrió una de las ventanas del salón, gesto que fue agradecido con miradas cómplices de los concurrentes. Alguien soltó un hilito de risa que redundó en una seguidilla de risas dispersas por el salón. El editor colorín se quería morir.

Retomé la lectura del fragmento y francamente no recuerdo nada de lo que pasó después, hasta varias horas después, cuando estaba mirándome al espejo en el baño de mi casa y recordando el olor, las risas, el estruendo, la mirada estupefacta de Aira, la consternación de la Isidora, de mis padres, etc….

Al día siguiente fui al gastroenterólogo. No tenía nada. Había sido ese puro gas.

***

La primera y única reseña de El estero final se publicó una semana después, en un diario de circulación nacional. “Siga participando”, se titulaba.

Las cosas podrían haber quedado ahí, en el espacio incómodo de un recuerdo vergonzoso. Una semana después, sin embargo, un periodista publicó una crónica del lanzamiento en un portal de Internet. El texto se titulaba “El peo”, y atrajo no sólo la atención de aquellos interesados en la feria del libro, sino que también de aquellos dispuestos a reírse con la desgracia ajena en la circunstancia que fuera.

Se hizo viral.

En cosa de días, comenzaron a decirme “El Peo”. Me enteré de que mis editores y algunos de mis amigos escritores, a mis espaldas, me decían así. “¿Han visto al Peo?”, “¿Qué onda el Peo?”, “¿Leyeron lo que posteó el Peo?”. Yo había hecho un esfuerzo por entrar en la broma, y publiqué mi propia versión de los hechos en Facebook. Las burlas se acrecentaron. Algunos me defendieron. Muchos festinaron.

Días, semanas, meses.

Cuatro editoriales rechazaron mi siguiente novela. Otras cinco rechazaron mi nuevo libro de cuentos. Decían que la escritura no era buena, que le faltaba trabajo y edición. Yo sabía que mi escritura no era tan mala y que me estaban condenando sólo por culpa de aquel infame movimiento intestinal.

Una noche de viernes, absorbido por la rabia, subí borracho al San Cristóbal y le prometí a la Virgen que me retiraba de la literatura.

***

Esta semana cumplo tres años en la ferretería de mi viejo, donde gano quinientas lucas al mes. No está mal. Con la Isidora finiquitamos el divorcio el año pasado, y me fui de su departamento. Ahora vivo en el centro con mi mamá, que tiene cáncer al colon. En las tardes la acompaño a caminar y miramos las vitrinas de las tiendas y ella sonríe por un rato. Estoy empezando a salir con una colombiana a la que no le gusta leer. Yo también dejé de leer, pero a veces, en las noches, pienso en los libros y recuerdo a mis amigos de aquella época. Me los imagino comentando, cada cierto tiempo, a la pasada: “¿Han sabido algo del Peo?”.

Ayer en la tarde pasé por una librería en Agustinas y vi la última novela de Gabriel Benavides, flamante, colgando en la vitrina. Entré y la estuve hojeando. Se ve buena. Interesante.

Ojalá que le vaya mal.







Hombres Maravillosos y Vulnerables. Primer libro de Pablo Toro, publicado por Calabaza del diablo



jueves, 18 de agosto de 2016

FRANCISCA BALART

Esta semana Tatiana Alfaro ha querido compartir y destacar el trabajo de Francisca Balart, nacida en valparaiso, quien desarrolla una interesante propuesta fotográfica de autor desde lo experimental y onírico.











Por Tatiana Alfaro


Francisca Balart, es una Fotógrafa independiente que actualmente vive en Valparaiso. Desde muy joven mostró interés por la creación visual, por ello decide estudiar la carrera de fotografía en el instituto Incacea de Viña del Mar.


 










Desde que comenzó sus estudios ha trabajado de forma independiente para diferentes compañías de teatro en Valparaíso y Santiago. También ha participado en exposiciones colectivas, en la cual puedo destacar ¨Valparaíso y su identidad¨, un gran trabajo y hermosa experiencia, a cargo de Jorge Gronemeyer.



Durante el 2012, comienza una nueva etapa, en la que se propone viajar para conocer nuevas culturas y nuevos escenarios. Con esto en el año 2014 gana el 1 lugar Outdoor en Expofoto y realizó su primer libro hecho a mano sobre Chile Austral.




En la actualidad, su interés fotográfico está centrado en la búsqueda de su propia mirada de autor, y es por ello que está desarrollando varias exploraciones en soportes análogos como las emulsiones artesanales y las cámaras estenopeicas, las cuales utiliza como medio para retratar de una manera mucho más honesta su percepción de su mundo onírico.





A continuación les dejamos la reflexión de la autora sobre su trabajo ¨Calle-Citas¨ 

¨Calle-Citas¨ es un proyecto aun en desarrollo realizado dentro de la Región de Valparaíso. Este tiene la particularidad de rescatar lo cotidiano de sus calles y transformarlo a la vez en un mundo onírico, con una mirada profundamente personal, en donde me ha llamado bastante la atención el efecto de sus vitrinas y con ella su paradoja de los reflejos urbanos. Esto se puede lograr con la fusión de imágenes utilizando la técnica de doble exposición. 

Cada paso por las calles, rincones, luces y sombras son una nueva cita a lo desconocido.