lunes, 16 de enero de 2017

TENEMOS EXPLOSIVOS, ENTREVISTA

Tenemos Explosivos es una banda chilena de post-hardcore. Han lanzado ¨Intervención Enérgica en los Asuntos de la Nación¨ (EP, 2010, Gitano Records)
¨Derrumbe y Celebración¨ (Álbum de estudio, 2012, Bolchevique Records)
¨Andes/Himalaya¨ (split, 2012, Gitano Records)
¨La Virgen de los Mataderos¨ (Álbum de estudio, 2015, Amendment/Tuneless Records). Hoy presentamos esta entrevista realizada a Eduardo Pavez Goye, vocalista de la banda que el próximo sábado 21 de Enero se presentara en Coquimbo en el pub KZI Bar







Por Gonzalo Vilo




Sus anteriores trabajos han sido bien recibidos por la crítica y el público ¿Cuál es su sensación ante aquello? ¿Lo esperaban? 

La verdad es que “Tenemos Explosivos” nunca ha sido una banda que se caracterice por tener el ojo puesto afuera. Jamás hemos esperado algo más que crear la música que nos gusta, y presentarla a quienes puedan estar interesados. Cuando ves una película que te remueve algo y se la compartes a un amigo, tienes la sensación de “ojalá que le guste”, por el simple hecho que es importante para ti. Y esa importancia tiene la estética de las emociones, porque dibuja los puentes mediante los cuales conectas con otros. Eso mismo ocurre con los trabajos de la banda: trabajamos muchísimo en cada disco y cuando los lanzamos no estamos buscando que un Otro nos apruebe, pero es inevitable sentir una alegría al ver que al receptor le interesa lo que le entregamos, porque a nosotros nos gusta y eso dibuja que tenemos algo en común. 

Sobre si lo esperábamos… sería necesario esclarecer “qué es lo que esperábamos” y, sobre ello, ver si se ha cumplido ESA expectativa (que puede ser distinta a la de otras bandas). Con el primer disco esperábamos, simplemente, tener nuestro material reunido en la forma de un LP. Con el segundo disco esperábamos compilar todos los temas que habíamos comenzado a trabajar antes de mi partida a Alemania. Como puedes ver, lo que esperamos en cada disco suele ser muy pequeño y tiene relación con nuestros procesos e intereses. Es por ello que, con su pura materialización, se cumple lo que esperamos.



¿Cuál es la inspiración principal para la creación de sus canciones y álbumes? 

Somos una bestia de cinco cabezas y nuestra creatividad pasa por la biografía. Algunos riffs de las guitarras responden a momentos o imágenes que habitan en la cabeza de René o Juan José, y ellos pueden explicar por qué hacen tal acorde en tal parte, pues cada momento de cada tema tiene una lógica interna y suele estar ligado a imágenes o situaciones que tienen relación con su propio mundo. Para mí, en las letras, lo que hago es hablar de lo que me interesa, evitando caer en la efeméride. Jamás se me ocurriría decir “oh, el movimiento estudiantil se está convirtiendo en un tema-país, así que voy a hablar de eso”. Ese tipo de lógicas son (para mí) poco honestas, porque así la temática te llega involuntariamente, desde afuera, como el frío o el hambre. 


¿Qué clase de autor eres, si tu obra es siempre el resultado de una mera afectación externa? El trabajo de las letras es mucho más pequeño, más íntimo y, por lo mismo, más universal: dibujo algo tan pequeño que se vuelve grande. Creo puentes que unen ideas con imágenes o situaciones, construyo caminos posibles donde pareciera no haber relaciones y fabrico conexiones entre objetos que me interesan. Me dedico a friccionar los temas hasta que arrojan chispas y, desde esas chispas, escribo lo que creo vale la pena. No soy alguien que cree en “la inspiración”. Creo en el trabajo, en el ensayo y error, en escribir una letra entera quince o veinte veces hasta decir lo que quiero decir de la forma más económica y directa posible. Creo que la realidad nos entrega material de sobra para hablar de ella y creo que es nuestro deber hacerle frente.



Cuáles son las diferencias más significativas entre su primer disco ¨Derrumbe y Celebración¨ y su segundo trabajo ¨La virgen de los mataderos¨ ¿Sienten que hay un avance en su sonido? 

“Derrumbe y celebración” reúne todos los temas que habíamos compuesto hasta ese momento, sin organizar realmente una jerarquía en el material ni darle una unidad orgánica más allá de hacer que las canciones convivan en un mismo disco. “La Virgen de los Mataderos”, por otro lado, es un disco híbrido, donde la mitad de los temas estaban compuestos antes de mi partida, y la segunda mitad fueron compuestos a la distancia. Al ser un disco que llegó entero a mis manos, el trabajo en las letras es mucho más definido y apunta (más o menos) hacia un horizonte similar. No todo, claro: algunas canciones ya tenían letras y eso hace que se escape a momentos, pero en general es un disco donde la unidad existente se percibe con mayor claridad. Podríamos decir que es más “temático”, a pesar de que no es el tema lo que importa.




Cómo fue el proceso de composición y grabación de la Virgen de los Mataderos. Durante el proceso tú estabas fuera del país. ¿Cómo fue esa experiencia? ¿De qué manera insidió esto en su trabajo? 

Como decía antes, algunos temas de “La Virgen de los Mataderos” ya estaban terminados (“Autarquía” y “Opúsculo de Tennessee” habían incluso formado parte del split “Andes/Himalayas”), mientras otros estaban compuestos al punto de tocarlos en vivo (el 2013 tocamos “Santos de Lisboa”, y “El Ciervo de Santa Margarita” en vivo un par de veces). Pero así como esos temas estaban resueltos (o camino a resolverse), otros ni siquiera existían.


Componer a distancia es un proceso extraño porque es contrario a lo que pareciera natural en una banda: discutir y llegar a acuerdos. Para nosotros, componer a distancia involucra confiar, sin reservas. Yo confío ciegamente en que ellos resolverán la parte musical y ellos confían ciegamente en que yo resolveré las cantadas. Ellos me envían grabaciones de los avances de los ensayos y yo les envío opciones de cantadas y letras que voy trabajando. No hay fricciones ni desacuerdos, hasta ahora. Es un proceso sumamente higiénico donde cada uno tiene su rol y sabe que, para que el proyecto avance como debe, es necesario cumplir su rol de la manera más efectiva posible y sin interrumpir al resto. “La Virgen de los Mataderos” fue posible gracias a esa confianza ciega entre nosotros y, por mi parte, también gracias a la ayuda y el apoyo de Mowat durante el proceso de grabar las voces.


Bueno, el próximo 21 de enero visitarán Coquimbo ¿Qué esperan de esta visita? ¿Han tocado anteriormente en nuestra ciudad? 

No, nunca hemos tocado en Coquimo. Esperamos dar lo mejor que tenemos y conocer bandas de la escena local. 


¿Que sabes de los proyectos musicales que se han formado en nuestra región? Sé que compartirán escenario con algunas de estas bandas como Sequia. 

Yo vivo en Inglaterra, así que poco y nada sé de los proyectos musicales de la región. ¡Ni siquiera sé de los proyectos musicales del barrio donde vivo, la verdad! Sería mentira dar mi opinión acerca de ello. Pero me gusta pensarlo desde el lado positivo: vamos a tocar y luego podremos opinar desde la experiencia estética de ver las bandas en vivo, no desde la grabación de internet. Cuando una banda realiza su actividad performática, creo yo, se juega gran parte de la verdad de la música que genera… porque ésta se pierde, como el teatro o la danza. El disco (el registro, lo fijo) es la versión pulida que “queda”, como el cine o la arquitectura. Prefiero lo efímero, porque es nuestro y muere con nosotros. De lo que queda, ya se encargarán los que vienen.


Integrantes



Eduardo Pavez: Voz.

Matias Acuña: Bateria.

Rene Manuel Sanchez: Guitarra/ Voz.

Alvaro Urrea: Bajo.

Juan Jose Sanchez: Guitarra/ Voz.




Los dejamos con Cadmo, La herrumbe del apego






Fotografías
 extraídas de la pagina oficial de la banda




No hay comentarios:

Publicar un comentario